jueves, marzo 22, 2007

Exiled (Fong Juk, Johnnie To, Hong Kong, 2006, 100')

Acá en teoría empiezo a escribir sobre lo mejorcito de la última edición del festival de mar del plata que se puede ver fuera de las salas. No sé si Exiled fue lo que más me gustó (si tengo que hacer un top five a las apuradas, por orden alfabético, lo integra junto a O ceú de Suely, The Pervert's Guide to Cinema, Woman on the Beach y Zidane, un Portrait du 21 Siecle), pero sí la que más me sorprendió. Para mí Johnnie To fue siempre un tipo un tanto desparejo pero al que no hay que descuidarlo jamás porque cada tanto encuentra bajo la manga un Fulltime Killer (todo el tiempo, gracia s a Dios, en I-sat), o te mete un plano como el que abre Breaking News (Bafici 2005). Claro que en esa búsqueda uno se indigesta con bodrios tipo PTU (Bafici ¿2004?). De todas formas uno sigue insistiendo en busca de la balacera con la coreografía perfecta. Había leído acá que Election 2 era muy buena y, aunque me había perdido la primera, me dejé convencer y la vi en su primera proyección en el Ambassador. No hubo decepción alguna al salir de la sala, pero el texto de Quintín me había arengado demasiado y salí pensando que si esa era una de las diez mejores películas que iba a ver en esa semana (pensaba ver no mucho más de 30 contando lo que ya había bajado y lo que me habían pasado en dvd), no tenía un gran festival por delante. De hecho ya estaba convencido que había cumplido con mi cuota anual de To, pero una cuestión de horarios sumada a una entrada gratis de prensa y al preámbulo de una salida acompañado por Cadmo me convencieron de duplicar mi dosis usual de To. Además, tenía una buena referencia porque Enrique la había votado como lo mejor del año pasado y Exiled cosechaba varios votos más en los top ten 2006 de Contrapicado.



Quince minutos después de la placa negra que rezaba “A Johnnie To Film” ya había entrado en éxtasis convencido de que ése iba a ser un festival muchísimo mejor de lo que esperaba. Ese cuarto de hora casi sin diálogos entrega una de esas ansiadas balaceras memorables. Antes no tenía idea de qué iba la película, no esperaba más que otra de mafiosos orientales con algún momento interesante, pero tras esa primera secuencia me di cuenta que presenciaba un western contemporáneo (tal vez mi subgénero favorito) inolvidable, con una musicalización impecable. No quiero dar detalles sobre la trama de la película porque no los tenía antes de verla y eso contribuyó en el placer que me generó Exiled. Sólo puedo adelantar que la película empieza cuando un ex pandillero vuelve, luego de haber escapado y estar guardado un buen tiempo, a su pueblito natal con su mujer y su re. Su ex jefe en la mafia, que luce una tremenda cicatriz de un balazo en el pecho, gentilazo de nuestro amigo prófugo, ya ordenó su asesinato. Entonces dos pistoleros llegan a la casa de nuestro héroe para matarlo; otros dos, para intentar salvarlo. Todos vienen del mismo palo, manejan los mismos códigos y parecen tener un entendimiento que excede al espectador. Parece que pinta la hecatombe, pero...



El timing para el humor de To en Exiled es magistral al punto de que no sería disparatado que alguien haya visto a la película como una comedia. Su suma de gags y situaciones de acción desopilantes no hacen más que alentar esa sensación. Pero por encima de cualquier chiste y cualquerismo está la historia de cinco tipos duros con honor y camaradería tales que estos valores están por encima de preservar la propia vida. To se caracteriza por crear climas tensos (un talento que no necesariamente requiere de un gran cineasta), pero que no producen en el espectador sólo esa sensación de nerviosismo, sino que le contagian una euforia digna de creerse tener frente a sus ojos la respuesta a la gran pregunta ontológica baziniana qué es el cine.



En el texto del link sobre Election 2, Quintín dice: “Sus películas producen adicción y euforia visual, dan un placer inmediato, casi inexplicable salvo por el hecho de que To filma como un clásico, con absoluto virtuosismo. Pero según la película, oscila entre el manierismo y la sobriedad absoluta. Para fijar las ideas, es como si el mismo cineasta pudiera ser Scorsese y Carpenter”. Exiled es como si esos dos cineastas clásicos contemporáneos se hubieran juntado para filmar una película de Sergio Leone.

De yapa, un análisis sobre la obra de Johnnie To hasta 2001.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Acá el torrente

Acá el torrente
Acá los subtítulos en castellano

Y para los más exigentes, si tienen registro, acá el dvd-9 que incluye makin off, etc.

6:31 p. m.  
Blogger Leandro said...

Este jueves la proyectan en el espacio recuperado de la asamblea de Almagro (Medrano 475) a las 21.00.

5:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home